jueves, 2 de abril de 2009

EFEMERIDES MATRITENSES 852 - 1992

LIBRO SOBRE LA HISTORIA DE MADRID
... continuación

LOS COMUNEROS

Año 1520. Los comuneros en Madrid

El malestar general en contra de Carlos I por su sistema de gobernar (presión fiscal, ocupación de los puestos de responsabilidad por extranjeros, ideología política y social distinta, etc.), culminó cuando el monarca pidió a las Cortes, reunidas en Toledo, trescientos millones de maravedís para un viaje de tres años a Flandes.

La rebelión popular estalló en Toledo, capitaneada por Juan de Padilla, al que rápidamente se le unieron Juan Bravo en Segovia, Francisco Maldonado en Salamanca, así como en otros muchos lugares de la geografía nacional.

También los comuneros de Madrid se unieron a la causa dirigidos por Juan de Zapata y, en los primeros días del mes de junio de 1520, el pueblo de Madrid prendió al alcalde de corte don Hernán Gómez de Herrera; saquearon la casa del licenciado Francisco de Vargas, procurador en Cortes, y se apoderaron a los pocos días del Alcázar en nombre de la Comunidad y el día primero de septiembre fue nombrado alcalde mayor de Madrid el bachiller don Gregorio del Castillo.

En el mes de julio, los comuneros constituyeron en Ávila una Junta Santa, Junta General del Reino, que asumió la representación general de todo el Reino, con juramento efectuado en Tordesillas el día 25 de septiembre.

Madrid envió como representantes a esta Junta de Ávila, a don Pedro de Losada, Pedro de Sotomayor y Diego de Madrid, quienes estuvieron también en Tordesillas con la reina Juana, en donde juraron la Hermandad el día 24 de septiembre.

Los primeros resultados favorables a este levantamiento comunero popular dieron pie para elevar al rey un memorial de agravios:

. Que todos los cargos fueran desempeñados por españoles.
. Igualada en el pago de tributos para plebeyos y señores (los señores no pagaban).
. Que cada ciudad importante creara un arca (banco) para guardar los fondos públicos.
. Etc.


Con la derrota sufrida en Villalar el día 23 de abril de 1521, se puso fin al movimiento comunero.


Los principales dirigentes fueron ejecutados, con excepción del obispo Acuña que fue recluido en Simancas, si bien fue ahorcado en 1526, por orden expresa del rey por haber dado muerte al alcaide de la prisión.

El día 28 de octubre de 1522, Carlos I concedió una amnistía, pero varios nombres destacados fueron exceptuados del perdón y algunos otros fueron desterrados.

En Madrid fueron también comuneros destacados Juan Negrete, procurador general y alcaide, Francisco Zapata, Alonso de Valdés, Hernando de Madrid, Pedro de Madrid… entre otros.

Con la derrota de Villalar, Gregorio del Castillo, devolvió el Alcázar sin oponer resistencia, el día 15 de mayo de 1521.



VILLALAR.




Un obelisco construido en 1889 nos recuerda el lugar donde fueron ejecutados los jefes comuneros, en el pueblo de Villalar.

Cerca del pueblo, en la carretera comarcal al pueblo de Marzales, permanece aún el pontón denominado Puente de los Fierros, lugar exacto en donde las tropas comuneras fueron derrotadas y así perdió Castilla sus fueros, franquicias y libertades todas.

La sentencia que fue dictada el día 24 de abril de 1521, día siguiente de la derrota, reza así:

“…los Alcaldes Cornejo é Salmerón é Alcalá dijeron que declaraban é declararon a Francisco Maldonado á Juan de Padilla é a Juan Bravo por culpables de haber sido traidores de la Corona Real de estos Reinos, y en pena de su maleficio dijeron que los condenaban é les condenaron a pena de muerte natural é a confiscación de sus bienes é oficios para la Cámara de Sus Majestades, como a traidores …”


En el año 1860, el cuadro más destacado de la Exposición Nacional, fue el titulado “La ejecución de los comuneros”, obra del pintor Antonio Gisbert, y con el cual, consiguió la Primera Medalla de Bellas Artes. Este cuadro se encuentra en el palacio de las Cortes de Madrid.

sigue ...

2 comentarios:

David Carrascosa dijo...

Me acuerdo que este cuadro lo tenía en una colección de cromos de Historia de España. Gracias por refrescarme la memoria.

Buena Semana Santa!!

madroño dijo...

Es una lástima, que en Madrid, ni tan siquiera una mísera calle honre la memoria de Juan de Zapata.

Saludos